Saltar al contenido

Cómo Planchar un Vestido de Gasa

Los vestidos de gasa son muy vistosos y muy cómodos. ¿Cómo planchar un vestido de gasa? ¡Sencillo!

Por esos motivos son muy usados hoy en día, ya que tienen la cualidad de ser transpirables. Por esto son una alternativa para las temporadas de calor.

Aunque tengan todos esos aspectos positivos… los vestidos de gasa tienen el defecto de ser muy delicados.

Pueden llegar  a romperse si no se les aplica un buen cuidado.

Acá tienes unas recomendaciones para que puedas planchar un vestido de gasa sin problemas.

Sigue estos pasos para planchar un vestido de gasa

Paso 1: para planchar un vestido de gasa, debes de comenzar por un buen lavado primero. Para esto, debes de lavar a mano el vestido.

Utiliza solo detergentes ligeros y agua tibia para el lavado.

Después de haber lavado el vestido, cuélgalo para que elimine las arrugas grandes mientras se seca.

Paso 2: después de haberse secado el vestido, si este todavía tiene arrugas evidentes; se puede usar un vaporizador textil para eliminar las arrugas.

Cuelga el vestido para que quede suspendido y toma distancia de él para usar el vaporizador, y aplica el vapor para comenzar el planchado.

Dirija el vapor en donde estén las arrugas con cuidado para mantener la distancia.

Paso 3: luego de terminar de utilizar el vaporizador. Cuelgue el vestido y deje que este se seque a temperatura ambiente.

Método de la ducha para planchar gasa

Paso 1: cuelga el vestido en una zona del baño donde le llegue el vapor de la ducha.

Paso 2: abre la puerta o la ventana para que el baño no se sature de vapor y no moje por completo el vestido.

Paso 3: abre la ducha y deja que el vapor que se genera actué en la tela de la prenda.

Paso 4: después de aplicar el vapor de la ducha, saca el vestido y cuélgalo para que se seque a temperatura ambiente.

Cómo planchar un vestido de gasa

Consejos para no dañar la gasa al plancharla

Como estos vestidos son muy delicados y se dañan con altas temperaturas, por lo que se debe de controlar la temperatura del vaporizador textil.

Configura la temperatura a la indicada que está escrita en la etiqueta del vestido.

Para proteger la tela, puedes utilizar pedazos de algodón grueso, tela o un paño blanco; para colocarla entre la tela y que no esté en contacto directo con el calor.

Con este procedimiento, el planchado no se verá afectado y servirá como una protección extra.

No se debe de utilizar un lavado normal como en las otras prendas, ya que dañaría el vestido, con un poco de detergente suave y agua tibio es suficiente.

Muchas veces con un lavado, el vestido queda completamente sin arrugas y no es necesario arriesgarse a aplicarle calor.

No se debe usar almidón ni otros químicos, porque pueden dañar la prenda.

¡Está prohibido emplear la plancha normal! Con el calor que se extiende en el metal, es suficiente para dañar el vestido.