Saltar al contenido

¿Cómo planchar una camisa sin plancha?

como planchar una camisa sin plancha

No, no tienes mal la vista, estás leyendo bien: se puede planchar una camisa sin necesidad de usar plancha. Tal vez se te haya estropeado, tal vez planches muy de vez en cuando…

Tengas los motivos que tengas, aquí tienes tres trucos caseros que puedes hacer para cuando quieras planchar tu camisa sin plancha.

1. Cómo planchar una camisa con una olla

como planchar una camisa con una olla

Paso 1:

Elige una olla que tenga el suelo limpio ya que es la parte que pasaremos por encima de la camisa que necesitemos planchar.

También te recomendamos que tenga un tamaño manejable, para poder planchar mas cómodamente.

Paso 2:

Vierte agua dentro de la olla y caliéntala hasta que empiece a hervir para retirarla después.

Paso 3:

Pasa el suelo de la olla por encima de las arrugas con cuidado y ¡Listo! ¡Como si fuera una plancha!

2. Cómo planchar una camisa con una ducha caliente

como planchar una camisa sin plancha con una ducha

Como ya sabrás, la clave del planchado está en el vapor del agua caliente que utilizamos. Por lo tanto, una ducha caliente también es una buena opción para quitar arrugas de tu camisa.

Paso 1:

Cuelga tu camisa en una percha y colócala a una distancia de la ducha lo suficientemente cerca como para que le llegue el vapor pero lo suficientemente lejos como para que no se moje.

Paso 2:

Enciende la ducha con agua caliente y disfruta mientras se quitan las arrugas de tu camisa.

3. El secador de pelo: un accesorio multiusos.

como planchar una camisa con un secador

Si tienes secador, entonces tienes una plancha improvisada. Sigue estos pasos y termina con esas arrugas de última hora.

Paso 1:

Coge el secador de tu cuarto de baño. Por otro lado, con un spray, vierte un poco de agua para humedecer la camisa.

Paso 2:

Cuelga tu camisa en una percha o colócala en una superficie plana.

Paso 3:

Pulveriza el agua en las zonas que quieras “planchar” y enfoca el aire caliente del secador después. Evita acercarlo mucho para evitar posibles daños en la ropa: lo mejor es mantenerlo a una distancia de 20-30 cm.