Saltar al contenido

¿Cómo planchar sin tabla?

como plancar sin tabla

Si se te ha roto la tabla de planchar o tienes pensado comprar una pero aún no la tienes, aquí te dejo algunas alternativas para que ese montón de ropa sin planchar no te acabe comiendo.

1. Buscar una superficie plana en casa

El suelo, la encimera de tu cocina, un escritorio, la misma cama… ¡hay millones de posibilidades!

Lo ideal es que la superficie que vayas a usar como tabla de planchar esté hecha de materiales resistentes al calor. Las baldosas y la madera aguantan muy bien.

Además, evidentemente tienen que tener un enchufe cerca. Si además está situada a la altura de la cadera, mucho mejor.

Aún así, utiliza siempre una manta especial para el planchado y evitarás así posibles disgustos, además de un mayor deslizamiento para pasar la plancha.

Si tampoco tienes manta de planchado, utiliza una toalla gruesa como sustitutivo.

2. Deja secar tu ropa en perchas

como planchar ropa sin tabla de planchar

Puedes usar perchas acolchadas para que tus prendas se sequen y “se planchen”. Y es que, por si no lo sabías, la ropa se alisa mejor colgada que doblada.

Nada más sacarlas de la lavadora, cuelga tus prendas en perchas y cuélgalas en alguna zona con una temperatura relativamente cálida.

3. Aprovecha el vapor de la ducha

Aunque no es lo mismo que la plancha tradicional, puedes aprovechar para alisar tus prendas mientras te das una ducha. El vapor del agua caliente te ayudará a deshacerte de unas cuantas arrugas no deseadas.

Atrévete a fabricar tu propia tabla de planchar

plancar sin tabla

Si tienes tiempo, paciencia y materiales ¿Por qué no pruebas a fabricar tu propia tabla? Necesitarás un tablón de madera, una capa de espuma para recubrirlo, una tela que haga de manta de planchado y una grapadora manual.

Sólo es cuestión de envolver la espuma alrededor de la tabla, graparla bien al tablón y hacer lo mismo con la tela por encima. Procura que esta última quede bien tirante y sea más deslizante para la plancha.

¡Listo! ¡Ahora te toca empezar a planchar!