Saltar al contenido

Cómo planchar seda correctamente

Cómo planchar seda

Una de las telas favoritas de las personas es la seda, por esta razón debes aprender a planchar seda con facilidad y mucho cuidado.

¿A quién no le gusta vestir una buena prenda de seda?

Pero, aunque este tipo de tela sea bonita; se debe de planchar con cuidados especiales para no dañarla.

¡No significa que sea una odisea! Solo debes de tener precauciones al planchar seda…

Sigue estos pasos y aprende a planchar seda

Paso 1:  la seda como es una tela delicada, necesita protegerse del calor. Por esto es que se debe de humedecer antes con agua. Con la seda húmeda vamos a asegurarnos de que esta no se vaya a estropear cuando entre en contacto con la plancha.

Paso 2:  como no queremos que la tela esté en contacto directo con la plancha, debes darle la vuelta para que esté más protegida.

Paso 3: con la seda ya volteada y colocada en la tabla de planchado, alisa con tus manos aquellas arrugas más grandes y evidentes. Ten en cuenta el tamaño de la tela, si es grande se deberá planchar en partes.

Paso 4: busca un paño limpio, y colócalo entre la tela y la plancha para que no esté en contacto directo con el metal y así este más protegido. Procura que el paño no sea de color, lo ideal es que sea blanco o de un color claro. Esto es para evitar que el color del paño quede impregnado en la seda.

Paso 5: la plancha debe de estar configurada en la opción más baja de calor. Si la plancha tiene opción de vapor, utilízala. Mientras más protección, es mejor.

Paso 6: con el paño colocado en la tela, empieza a planchar haciendo los movimientos habituales. Siempre se debe de sujetar bien el paño para cuidar la seda. Presiona la tela con la plancha un máximo de seis segundos para no dañarla.

planchar seda facil

Paso 7: elige una dirección para que la prenda quede planchada en un solo sentido y de esta manera se puedan evitar pliegues que puedan surgir a planchar con diferentes movimientos. Gradualmente con cada movimiento, levanta la plancha de forma recta para que la tela pueda descansar y se enfríe.

Paso 8: cada vez que termines en una sección, pasa a la próxima siguiendo las mismas indicaciones. Si el paño que estás utilizando es lo suficiente grande para abarcar todo el material de la prenda, únicamente debes de cambiar la posición de planchado y dejarla enfriar.

Paso 9: al terminar de planchar, la prenda debe de ser colgada para que esta seque toda la humedad y pueda estar lisa para usarse.

¡Ten en cuenta estos consejos!

  • Revisa dos veces para tener en claro las indicaciones de la etiqueta.
  • Cuando termines de planchar y de secar la ropa, si esta va a ser guardada; debes de emplear bolas de naftalina u otro producto para alejar polillas, ya que estas son atraídas a la seda.