Saltar al contenido

Cómo Planchar Satín

Para todos los amantes de ropa y telas, el satín es una de sus opciones favoritas, pero es un tanto delicada al planchar y es por eso que debes aprender cómo planchar satín.

Por sus características de ligereza y suavidad, las prendas de satín son más cómodas y agradables a la vista. Una de sus desventajas es que este tipo de telas, al estar hecha de poliéster, tiende a arrugarse mucho…Por este motivo, muchas personas no les odian el tener que planchar satín.

¡Que no te detengan las arrugas!

No te preocupes, aquí te daremos recomendaciones para que puedas alisar sin maltratar tus prendas de satín.

¿Cómo puedes planchar satín y dejar tus prendas impecables?

Paso 1: lo primero que debes hacer es configurar la plancha en una temperatura ideal para el satín. Este tipo de prenda no requiere de mucho calor, debes escoger los primeros niveles de temperatura de la plancha.

Paso 2: con un paño húmedo, pásalo por la tela para que el planchado sea mejor.

Paso 3: es hora de planchar la tela, en la tabla de planchado o en una superficie plana espaciosa; extienda la tela. Con movimientos rápidos se debe de pasar la plancha por el satín (no se debe dejar reposar la plancha en la prenda). Mueve la plancha en trazos largos que recorra toda la tela y con cada movimiento completo, mueva la tela.

Si las arrugas no desaparecen, se debe utilizar vapor. Muchas planchas tienen esta opción, pero si no cuenta con ella; puedes rociar agua con un vaporizador. Sigue planchando toda la tela hasta que todas las arrugas hayan desaparecido.

  • Paso 4: cuelga el satín para que no se vuelva a arrugar. Con un gancho o una percha bastará para que esta no se arrugue. Si la prenda es una que se usa con poca frecuencia, entonces se deberá de guardar con una funda de ropa para evitar que se arrugue y que se llene de polvo.
Cómo planchar satín

Consejos para garantizar un buen planchado de satín

  • Cuando vayas a planchar satín, siempre debes de priorizar utilizar una temperatura baja para no dañar la tela. Este tipo de prendas son delicadas al calor.
  • Emplear una toalla o paño limpio entre la tela y la plancha, es otro método de prevención para no dañar la tela.
  • Al terminar de planchar, con dejarla reposar a temperatura ambiente es suficiente para que se seque.

No cometas estos errores…

  • Debes de evitar lavar este tipo de telas con agua caliente, puedes dañarla.
  • No utilices un secador, al ser delgada la tela, no lo necesita.
  • Evita usar blanqueadores del mercado, puedes provocar que se dañe la tela.
  • Después de lavar y de planchar, no hay que exponer la tela al sol.
  • El doblar este tipo de telas puede provocar arrugas, ¡Con colgarla es suficiente!
  • No utilices almidón, para este tipo de telas con agua en vapor es suficiente para quitar las arrugas difíciles.