Saltar al contenido

¿Cómo planchar sábanas bajeras?

como plancar sabanas

Uno de los mayores placeres en esta vida es meterse a la cama con sábanas nuevas: olor a limpio, planchado perfecto, sábanas sin arrugas… Una sensación fantástica.

De toda la cama, las sábanas bajeras son las que más nivel de dificultad presentan a la hora del planchado.

Aquí tienes una guía con los pasos necesarios para que tu sábana bajera quede perfecta y meterse en la cama sea una experiencia increíble.

¿Qué necesitas?

  • Una plancha de vapor con regulador de temperatura y dispensador de agua.
  • Una tabla de plancha cómoda, amplia y acolchada.
  • Una botella de spray con agua (para aquellos cuya plancha no tenga dispensador de agua)

6 Pasos para planchar tus sábanas bajeras

plancar sabanas

Paso 1

Lee la etiqueta de tu sábana. Si no determina a qué temperatura debes plancharla, identifica los materiales de los que está hecha. Dependiendo de su composición deberás plancharlo de un modo u otro.

Paso 2

Una vez confirmado esto, enchufa y enciende tu plancha y regúlala a la temperatura requerida.

Paso 3

Coloca tu tabla de planchar a la altura de la cadera, para que no acabes muy cansado después de esta tarea.

Paso 4

Divide mentalmente la sábana en diferentes partes y utiliza la anchura de la tabla de planchar para organizarte. Deja colgar las partes planchadas según vas avanzando.

Enfócate sólo en las zonas centrales y deja las esquinas para el final.

Paso 5

Una vez hayas acabado con la zona central, toca planchar las esquinas. Son un poco más trabajosas por el fruncido que les proporciona la goma ajustable pero no te preocupes.

Es el momento de aprovechar la forma de la tabla de planchar. Normalmente tiene dos lados: uno curvo y otro recto.

Usa el lado curvo para encajar cada esquina de la sábana, estírala bien y plánchala con una ayuda extra del spray de agua o del dispensador.

Paso 6

Una vez hayas acabado, viene el último paso y el más importante: doblar la sábana. Dóblala por la mitad y une las gomas de las esquinas.

Dales la vuelta de tal manera que queden todas unidas en una misma zona. Después, dobla la sábana llevando la zona de las gomas hacia el interior (más o menos hasta la mitad) y continúa hasta que te quede un rectángulo.

¡Listo! ¡Terminaste!